Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

miércoles, 17 de febrero de 2016

Reseña N°51: Papelucho: Mi hermana Ji

Literatura Infantil: Papelucho, mi hermana Ji (1965)

Marcela-paz

Marcela Paz (1902-1985)
Editorial Universitaria
Trigésima cuarta edición 1993
97 Páginas

Papelucho es un niño Chileno de ocho años que escribe todas sus aventuras en un diario de vida, pero últimamente no ha podido escribir mucho. Hace dos años llegó un nuevo integrante a la familia.  Su  hermanita Jimena.

El sueño de Papelucho era tener una hermana para poder mandarla, pero resulta que en vez de eso se la debe pasar "apareciendola" porque la "Ji" es lo más desaparecido que hay.

Marcela Paz nos sumerge en el mundo del inquieto y ocurrente Papelucho, su vida, contada en primera persona es una caja de sorpresas, todo lo natural y cotidiano para Papelucho se convierte en asombrosas aventuras. Su imaginación no tiene límites. Y podemos ser protagonistas de sus pensamientos más íntimos, deleitándonos con su inocencia y alegría.

Su hermana Jimena es tanto o más inquieta que el mismo Papelucho, siempre está jugando a ser algún personaje de cuento. Por lo mismo pasa desapareciendo y sólo Papelucho la puede encontrar ya que siguiendo una lógica de niños, incomprensible por sus padres logra siempre dar con ella, lo que ocasiona que su madre le de el título de guardián de su hermana.

Las contínuas desapariciones de la "Ji" y la labor de Papelucho de cuidarla generan diversos problemas que el pequeño héroe intenta solucionar de la mejor forma posible, pero siempre termina empeorando más la situación.

Como en todos sus libros siempre aparecen diversos amigos del barrio y de la escuela de Papelucho, entre ellos su estimado amigo americano "Jolly", con quien juega a montar diversos negocios y sociedades bastante disparatadas.

"Y por suerte hoy no hubo colegio porque era el día del trabajo. Así que cuando me remeció el Jolly esta mañana para despertarme, salté de la cama y ni siquiera me lavé porque me iba a ensuciar en el trabajo".

Aunque sus padres no lo noten Papelucho es muy observador y cuando existen problemas domésticos él siempre trata de ayudarlos, cosa que sus padres no notan. Pero sus decisiones no siempre son las más acertadas.

-Mamá, no se preocupe, yo le lavo los platos. -Le dije.
Así que cuando terminamos, entre los dos con la Ji levantamos las cosas de la mesa y organizamos un lavado de platos electrónico. Pusimos todo en el suelo, y le disparamos el chorro de agua con la manguera del jardín. Era perfecto".

Una de las características de este libro es el lenguaje que utiliza Papelucho, que consta de errores gramaticales típicos de un niño y una mezcla de palabras nuevas que nacen de la ingeniosa mente del pequeño héroe.

"Dicen que me aturdí, que tuve locomoción cerebral un rato, y todavía me duele la cabeza".

Leer a Papelucho nos lleva de vuelta al pasado, a un época en que los niños se divertían en la calle y en las plazas, con sus amigos del colegio y los vecinos del barrio, dejándose llevar por su curiosidad e imaginación. Haciendo de cosas rutinarias y simples nuevos descubrimientos, porque a esa edad aún no se han acostumbrado al mundo y siguen asombrándose de cosas tan simples como el nacimiento de unos gatitos, montarse en un columpio, nadar en una piscina o tener una hermanita pequeña.

"Yo creo que la Ji va a ser siempre atrasada de noticias, porque ella nació con los alambres pelados."


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Puedes ser el primero en comentar!