Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

lunes, 18 de julio de 2016

Reseña Nº 94: Crónicas de Atopía

Crónicas de Atopía

elige-un-libro
Matthew Mather
Ediciones B
Nova
505 Páginas
ISBN: 978-84-666-5689-4

En medio del Oceano Pacífico, a comienzos del siglo XXII, una moderna isla artificial flota, pero no a la deriva, es controlada por la fuerza de defensa de Atopía. Esta isla es una especie de Edén tecnológico, tiene sus propias instituciones, su propia fuerza de defensa, y sus leyes. Atopía es capaz de trasladarse hacia donde estime conveniente, evitando así problemas climáticos. Las mentes más brillantes del mundo la crearon para encontrar una solución a los diversos problemas de la humanidad. Las guerras climáticas fueron la principal motivación para que el proyecto Atopía comenzara a tomar forma. Las grandes potencias habían decidido entrar en conflicto por un recurso natural indispensable, "El agua". Fue así, como a través de la nanotecnología, dieron con una posible solución que acabaría con las necesidades humanas que provocaban conflicto, pero de forma sustentable, sin causar más daño al planeta. Nació el sistema isps. 

"Los isps van a cambiar el mundo desplazándolo de la espiral destructiva del consumo material al mundo limpio del consumo sintético". Pág. 40.

Interfaz sensorial polisintética (isps), es la nueva maravilla de la tecnología en el siglo XXII, la mantienen a prueba en las personas que habitan la isla de Atopía, ya que aún no es masificado a todo el planeta. Todo se basa en una especie de nanotecnología; a través de pequeños robots del tamaño de un grano de arena, llamados "inteligentículos", que deben ser ingeridos por una persona para que formen una especie de simbiosis con los órganos internos, especialmente con el cerebro, a nivel neuronal. Esta tecnología deja completamente obsoletos a todos los aparatos que podían conectar a una persona con realidades virtuales de forma externa, no se necesitan gafas especiales ni ningún tipo de implemento, ya que todo se encuentra alojado en el cerebro. Es la realidad virtual absoluta, donde el mundo real se confunde con múltiples realidades virtuales. Las personas que tienen incorporado el sistema isps, tienen la capacidad de ingresar a una realidad llamada el "multiverso". Con esta nueva tecnología las posibilidades son infinitas y las personas pueden satisfacer todas sus ambiciones, pueden conseguir absolutamente todo lo que han deseado, en los mundos virtuales, de forma tan real como en la vida misma, incluso las cosas más perversas y obscenas.

"Para la mayoría de los atopianos, la realidad sintética era más real que el mundo físico". Pág. 72.

Era la gran solución para la humanidad; en un mundo donde la población aumentaba, y cada persona desea lo mejor de lo mejor, se produce un consumo masivo de recursos, todos deseando al mismo tiempo tener una vida de lujos terminará por acabar con los recursos naturales y el medio ambiente. Por medio de las realidades sintéticas las personas lo tendrán todo de forma virtual, sin dañar el medio ambiente y sin acabar con los recursos del planeta. Todas las personas que viven en Atopía han dejado el consumo material, para adentrarse al sintético, e interactuar con todas las nuevas herramientas que le entrega el sistema isps. Por ejemplo, los proxxis:

"Los proxxis son como simbiontes biológico-digitales que se fijan al sistema nervioso de una persona. Comparten con ella todos los recuerdos y todos los datos sensoriales, aparte de controlar su sistema locomotor. Considérelos gemelos digitales". Pág. 73.

Pero Atopía y los atopianos, guardan un oscuro secreto relacionado con su nuevo sistema, están a punto de sacarlo al mercado para que todo el mundo pueda disfrutar de esta nueva tecnología. Al parecer alguien pretende evitar a toda costa que el sistema isps sea masificado. Curiosamente dos tormentas oceánicas, comienzan a formarse y a ganar intensidad y se dirigen directamente hacia la isla. Ésta, a pesar de poder maniobrar y moverse a través del océano, no puede escapar, por lo que se deberá recurrir a todo el ingenio de sus creadores para poder sortear dicho problema.

La estructura narrativa del libro es bastante singular, está compuesto por cinco novelas cortas y una sexta que las une todas. Cada novela cuenta la historia de uno o dos personajes desde su perspectiva; y cada una comienza en el mismo punto temporal que la anterior, son simultáneas, todo sucede al mismo tiempo. En la sexta novela se cuenta desde la perspectiva de dos de los personajes que interactuaron con todos los demás, así  se unen finalmente todas historias. Lentamente se va desmigajando todo el contexto, no hay explicaciones al comienzo, el lector debe ir armando el puzzle a medida que avanza. Por lo que es normal quedar descolocado desde un comienzo, y lentamente el autor va dando pequeñas explicaciones para aclarar el panorama. 

La idea me parece sumamente brillante, original y creativa; las enormes potencialidades del sistema isps son increíbles; como elemento de ciencia ficción es realmente notable. También la relación del individualismo humano y la destrucción del planeta, me parece un complemento ideal para catalizar la reacción que provoca el isps en los seres humanos. Además nos invita a reflexionar sobre los peligros de depender demasiado de la tecnología; puede beneficiar el crecimiento del lado más oscuro de la mente humana.

"Me parecía que podía ser que nuestras realidades inventadas nos dejaran ciegos ante los verdaderos peligros de fuera". Pág. 348.

Pero lamentablemente la estructura narrativa no logró cumplir su función de entusiasmarme como lector. De las seis historias la mejor fue la primera, logré conectar con el personaje que la cuenta; me pareció muy interesante, porque lentamente me fue presentando la nueva tecnología. Las restantes siguieron mostrando todo el potencial del isps, y todas sus aplicaciones en el multiverso, lo que al principio fue interesante, me terminó aburriendo; dar tantas vueltas en realidades virtuales, con diálogos innecesarios contando historias con finales que no fueron ninguna sorpresa, me hacían la lectura lenta y densa. A eso se le debe sumar que el autor quizo aclarar todas las funciones del isps, aumentó demasiado la complejidad; intentó explicar la idea en todo su esplendor, la faltó síntesis. Al final me terminé perdiendo en la historia, cada vez que conectaba y agarraba el ritmo, empezaba el relato de un nuevo personaje y otra vez todo desde cero. 

Creo que es una historia digna de ser leída y conocida, por su originalidad, pero es un desafío para cualquier lector, es sumamente compleja. Incluso al terminarla hay muchas cosas que no comprendí, me quedé con la sensación de que había algo más que no capté, y el autor no me facilito en nada la tarea, a pesar de su prosa amigable, su idea del isps terminó siendo la protagonista, dejando de lado la trama principal. Creo que fue una especie de gran introducción para un siguiente libro, pero lo que debió ser el punto más fuerte, fue el más débil: la historia individual de cada personaje.

Muchas gracias a Ediciones B Chile por el envío del ejemplar.


No hay comentarios:

Publicar un comentario

¡Puedes ser el primero en comentar!