Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

domingo, 31 de enero de 2016

Reseña Nº47: El túnel

El túnel (1948)


...había un solo túnel, oscuro y solitario: el mío, el túnel en que había transcurrido mi infancia, mi juventud, toda mi vida...
Ernesto Sabato

Ernesto Sabato (1911-2011)
Editorial Planeta Lector
155 Páginas
ISBN: 978-95-6247-971-4

El túnel es la primera novela publicada por el autor argentino Ernesto Sabato, cuyos orígenes no fueron literarios. Sabato fue un Doctor en física y matemática. Abandono la ciencia para dedicarse a la escritura y a la pintura.
Pero no lo hizo porque quería ser un gran escritor, lo hizo para salvar su alma, para mantenerse humano. 

El túnel fue una de las pocas novelas que Sabato quizo publicar, pero sólo recibió negativas de las editoriales, nadie confió en su obra. Con el dinero de un amigo logró realizar la primera publicación. Pero una persona en Europa sí logro ver el potencial que tenía esta historia, "Albert Camus" quién recomendó su publicación en Francia. 

Así fue como El túnel alcanzó la fama que se merecía y catapultó a Sabato como escritor, pero él no lo hacía por dinero, aunque vivía de forma muy precaria. Escribir novelas, le ayudaba a existir. Podía liberar en el papel los demonios de su alma. 
Los protagonistas de esta obra, son parte de Sabato, vivieron en el inframundo del escritor, y son representantes de su pensamiento pesimista y desesperanzador.

La historia está narrada en primera persona por el pintor Juan Pablo Castel. En esta obra Sabato rompe con la estructura tradicional de la narración, ya que el protagonista confiesa nada más comenzar que ha cometido un crimen, ha asesinado a María Iribarne. El asesinato ya ha sido cometido, Sabato nos anticipa el final de la historia. Lo realmente interesante se encuentra en el por qué de Juan Pablo Castel, que nos cuenta con lujo de detalles sus motivaciones.

"Bastará decir que soy Juan Pablo Castel, el pintor que mató a María Iribarne".

Nos encontramos entonces con un protagonista introspectivo, que nos abre la puerta de par en par a sus más intrincados pensamientos, de esta forma la novela toma tintes psicológicos. 
La personalidad de Castel inmediatamente llama la atención, es caprichoso, egoísta, altanero, contradictorio, asocial, apasionado, completamente desesperado por su soledad, que lo lleva a veces hasta los límites de la violencia y otras a rebasarlos. Además es sumamente analítico, razona movimientos, palabras, pensamientos de una forma muy obsesiva. Estas características le otorgan a la narración una gran intensidad y una gran ritmo que en ningún momento decae. Además Castel nos cuenta la historia de su crimen alternando sus monólogos con diálogos cortos que agilizan la lectura.

"Siempre he mirado con antipatía y hasta con asco a la gente, sobre todo a la gente amontonada; nunca he soportado las playas en verano".

La soledad es uno de principales detonantes de los hechos, él se siente apartado del mundo, un incomprendido. Esa soledad angustiante que tiene Castel lo lleva a pintar un cuadro muy especial, que trae un mensaje oculto. Ese mensaje pasa desapercibido por todo el mundo en una exposición. Pero una mujer desconocida al parecer lo percibió y lo ha entendido. Este hecho es muy importante, ya que el pintor logra de alguna forma comunicarse con otro ser humano, alguien piensa como él, en un mundo en el que él se encontraba solo.

"Existió una persona que podría entenderme. Pero fue, precisamente, la persona que maté".

Quizás sea amor o quizás es el simple hecho de que al lograr conectarse con otro ser humano Castel termina obsesionadose. María Iribarne, es la mujer que ha entendido el mensaje en su pintura, y el pintor no descansará hasta que ella y él sean uno solo. Hasta que se fundan sus almas. Pero María tiene sentimientos contradictorios, su corazón pertenece a más de un hombre. Lo que desata en innumerables ocasiones la furia, los celos y la desesperación del pintor.

"Si alguna vez sospecho que me has engañado -le decía con rabia- te mataré como a un perro".

Esta relación tormentosa que tiene con María es explicada en retrospectiva por Castel, y nos da la posibilidad de jugar a ser detectives e indagar en los laberintos de la mente del pintor, analizando los hechos y las consecuencias de sus actos.

"Mi cabeza es un laberinto oscuro. A veces hay como relámpagos que iluminan algunos corredores. Nunca termino de saber por qué hago ciertas cosas".

A través de esta novela Sabato logra plasmar de forma magistral ideas y pensamientos que rondan en sus ensayos, como la constante lucha entre la razón y la irracionalidad. Sabato abandonó la ciencia porque la razón estaba acabando con él, necesitaba volver al mundo imperfecto. El ser humano es un ser irracional, por naturaleza, imposible de comprender y lo pone de manifiesto a través del analítico Castel que intentaba razonar absolutamente todo. Sabato llevo al extremo las ansias de razonamiento mostrándonos que finalmente es imposible comprender al ser humano y que somos parte de un mundo irracional.

Esta novela tiene dos puntos de vistas, uno superficial en que se cuenta la historia de un pintor que asesina por celos, y el otro donde podemos captar las inquietudes del escritor, donde nos muestra sus más íntimos pensamientos y deseos, representados por Juan Pablo y María.

Lo interesante es analizar todos los simbolismos que inserta Sabato en la historia, hay grandes expertos que se debaten en explicaciones. La pintura de Castel y su curioso mensaje oculto, los nombres y apellidos de los personajes, los lugares que visitan y sus conversaciones. Todo está puesto con mucho detalle en su sitio, para enviarnos un mensaje infinito, tan incomprensible como la naturaleza humana.

Para terminar les dejo un pequeño fragmento del ensayo de Sabato titulado "Antes del fin" en el que se refiere a su novela "El túnel":

"El túnel fue la única novela que quise publicar y para lograrlo debí sufrir amargas humillaciones. Dada mi formación científica, a nadie le parecía posible que yo pudiera dedicarme seriamente a la literatura. Un renombrado escritor llegó a comentar: "¡Qué va a hacer una novela un físico!". ¿Y cómo defenderme cuando mis mejores antecedentes estaban en el futuro?"