Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

viernes, 9 de diciembre de 2016

Reseña Nº 124: Esperanza del venado

Esperanza del venado (1983)

elige-un-libro
Orson Scott Card
Ediciones B (2016)
B de bolsillo
457 Páginas
Fantasía heroica

Orson Scott Card es mundialmente conocido por sus historias de ciencia ficción en donde destaca su galardonado "Juego de Ender". Pero también ha escrito fantasía, y en este caso, "Esperanza del venado" es uno de los iconos del género. 

Nos remontamos a un tiempo indeterminado en un mundo fantástico, donde no hay atisbos de modernidad. Las construcciones de las ciudades son principalmente de piedra y se han desarrollado alrededor de grandes castillos. La vida más allá de ellas, es principalmente campesina, que sobrevive entre las extensas zonas boscosas. Es un mundo de evocación medieval donde la espada y el cuchillo son armas mortíferas y donde los grandes personajes buscan tener una vida digna de un poema.

Dentro de todas las naciones, destaca el reino de Burland, un lugar donde el paganismo se manifiesta en la adoración de tres deidades, las que constantemente interactúan con los hombres mortales. En este ambiente donde hombres y dioses se comunican ente sí, también da cabida a los magos y a las hechiceras; algo completamente natural en dicha sociedad. El poder de su magia reside en la sangre, es el elemento del cual extraen el poder. La sangre es la esencia del ser viviente, que por el simple acto de vivir, materializa la energía.

"La sangre de la vida es una red, una trampa que trazamos con nosotros, en la cual atrapamos la vida del mundo mientras andamos". Pág. 253.

El poder político reside en el cruel Rey Nasilee de Burland, quien gobierna con mano de hierro desde la ciudad "Esperanza del venado". Ha sumido a su pueblo en la pobreza y el terror, sus leyes son restrictivas y muy duras, nadie osa traicionarlo, porque aquel que lo hace, lo paga con su vida. 

"Si no la hubiese matado habría perdido el temor de mi pueblo, y si ellos no me temen ya no soy el rey". Pág. 42.

El Rey tiene una joven hija de doce años, llamada Asineth; quien la despose será el nuevo Rey de Burland. Su hija en su inocencia poco a poco va aprendiendo lecciones de su padre, y comienza a entender el significado de ser la hija del Rey.
La gente de Burland está descontenta, quieren que alguien los salve. Lo que es aprovechado por cierta deidad que quiere destacarse por sobre las demás. Dicha deidad, hábilmente recurre al noble corazón de "Palicrovol", conde de Traffing, para incitarlo a realizar una traición. Dicho acto deja una marca profunda en Burland. Nace un odio y un sentimiento de venganza inquebrantable entre Palicrovol y Asineth. Es un choque de poderosas magias que cambia por completo el destino de Esperanza del venado y de sus habitantes.

Han pasado tres siglos y aquellas dos fuerzas siguen enfrentándose. En medio de esta atmósfera de odio y venganza nace el joven Orem, quien ha venido al mundo de forma planificada por misteriosos designios. Su misión no le será develada hasta que alcance cierta edad, por lo que será conducido por medio de señales por los caminos destinados. Orem se verá enfrentado a la crudeza y crueldad de aquella sociedad, donde intentará sobrevivir para que su nombre destaque. Para ello, al cumplir quince años, decide visitar la ciudad de Inwit (antiguamente conocida como Esperanza del venado), donde cree podrá hacer grandes cosas dignas de un héroe y así ganarse un poema.
Orem, llamado también "El Carniseco" será el eje central del enfrentamiento final de tres fuerzas: la magia, el poder divino y el poder físico. No es un enfrentamiento bélico, pero sí estratégico, y la intervención de Orem inclinará la balanza para cualquiera de las tres, de tal forma que sus actos podrían marcar el fin de toda una era.

"Vine a Inwit en busca de un nombre, de un lugar y un poema". Pág. 229.

Cuando los complejos nombres de los personajes empiezan a asomar en las primeras páginas del libro, es clara señal de que se trata de un historia bastante densa; pero hábilmente escrita. Es que el talento como escritor de Orson Scott Card se manifiesta con todo su esplendor en este libro; mucho más que en su ciencia ficción.

Para dar el efecto de un relato antiguo Card utiliza la compleja narración en segunda persona que le entrega cierto tono lírico a la historia. El narrador se dirige a Palicrovol, le avisa que su escrito  es para él, para que recuerde algunos hechos que olvidó y otros que quizá desconoce. Con el fin específico de que no cometa ciertos actos sin antes conocer toda los acontecimientos; que se remontan desde un pasado lejano a uno actual.

El libro no tiene una división en partes, pero aun así hay dos bien marcadas. Hay una clara distinción entre los hechos que se remontan al pasado, donde los protagonistas son Palicrovol y Asineth. Para luego dar un salto temporal de trescientos años y encontraros con el joven Orem, el verdadero protagonista de la historia. Los hechos que se cuentan al inicio son esenciales ya que le dan la estructura principal al relato, esa sed de venganza que nace del choque entre Asineth y Palicrovol es lo que impulsa todo el relato.

Al contrario de otras novelas de fantasía en donde los acontecimientos se desarrollan a lo largo de diversos escenarios, aquí, es una sola ciudad la que tiene todo el protagonismo, y eso da pie para que Card nos sumerja por completo en el contexto social, político, cultural y religioso de Esperanza de venado. Incluso va mucho más allá, mostrándonos hasta sus mismos orígenes, creando una atmósfera tan real y envolvente que lleva al lector a vivir en carne propia la dura vida de sus habitantes; que deben sobrevivir diariamente a la crueldad desgarradora, a la pobreza, y a la miseria de aquel sórdido y oscuro lugar, donde toda la naturaleza bárbara del hombre se encuentra a flor de piel. El autor no requiere de un conflicto bélico para mostrar esa barbaridad humana, lo logra magistralmente con escenas cotidianas tan simples como la de Orem buscando trabajo o un simple asalto en la ciudad. Las escenas son muy explícitas y fuertes, por lo que no recomiendo este libro para personas muy impresionables.

Los personajes son el plato fuerte del libro y es extraño que no se vean opacados por una historia tan bien contada. El arco de cada uno de ellos, su evolución desde el comienzo y hasta el final de la historia, está sumamente bien lograda tanto subjetiva como objetivamente, son seres humanos reales que viven en un estado intermedio entre el bien y el mal, entre lo moralmente correcto y lo incorrecto, se equivocan, sufren, pero aprenden y evolucionan; en algunos casos de forma positiva y en otros negativa. A pesar de que el autor utiliza el recurso del destino para darle estructura a la historia, son los sentimientos, las emociones, las que finalmente detonan las acciones. Las injusticias, la venganza, el dolor, el odio, la esperanza y el amor son en conjunto, el corazón de la historia.

No es un libro que se lea rápidamente, pero tampoco es tan complicado. Lo beneficia mucho que el autor haga saltos temporales para que la historia avance sin relleno, pudo fácilmente haber ampliado ciertas escenas, pero deja a la imaginación del lector el progreso de los hechos, mostrando sólo los resultados alcanzados luego de un tiempo. Por eso cuando el libro finaliza da la impresión de que han pasado demasiadas cosas en muy pocas páginas y la novela finalmente se siente corta a pesar de que su número de páginas no es menor. El final tampoco es el habitual de las novelas de fantasía, queda a la interpretación del lector, de acuerdo a lo que pudo percibir de los personajes; si su nivel de familiarización con ellos es alto, comprenderá el final sin problemas. Y como siempre hay una sorpresa, descubriremos quién es el narrador de la historia; y será en la última página.

Muchas gracias a ediciones B Chile por el envío del ejemplar