Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

viernes, 28 de octubre de 2016

Reseña Nº 114: Coronación

Coronación (1957)

josé-donoso
José Donoso
Penguin Random House
Alfaguara
251 páginas

Coronación es publicada por el escritor Chileno José Donoso en 1957, es su primera novela. En ella retrata la decadencia de la clase burguesa Chilena de aquellos tiempos, a través de una familia santiaguina que vivió sus mejores momentos en la primera parte del siglo XX.

Elisa Grey de Ábalos es una anciana que supera los noventa años de edad. Vive en una antigua casona muy deteriorada por el paso del tiempo, cuyos habitantes también han sufrido sus efectos.

"Era verdad que tanto la casa como sus habitantes estaban viejos y rodeados de olvido". Pág. 19.

Debido a su precario estado de salud tanto física como mental, ya que padece Arteriosclerosis cerebral, se ve limitada a vivir en su habitación pasando todo el día en cama. Lo que requiere de una cuidadosa atención diaria a cargo de sus dos antiguas criadas que han envejecido junto a su señora: Lourdes, una especie de ama de llaves y Rosario la cocinera.
Ellas tres son las únicas habitantes de la casona, la cual mantiene casi todos sus salones cerrados, por la falta de visitas.

El único que visita a su abuela es Andrés Ábalos, su único familiar. Él no se ha casado y no tiene descendencia, tiene cincuenta y cuatro años. Fue criado por sus abuelos debido a la temprana muerte de sus padres cuando era apenas era un bebé. La buena posición económica de la familia permitió que Andrés tuviera una vida sin necesidades, y a la edad de 21 años tomó posesión de una cuantiosa herencia que aún lo mantiene. Debido a este holgado pasar económico, y a una profunda naturaleza contemplativa, nunca ha vivido su vida al máximo; no ha amado con pasión, no ha tenido grandes ambiciones, y se ha refugiado en una absurda colección de bastones y en intrincadas lecturas; dedicándose a ver la vida pasar.

"No, Andrés, tú no has vivido, has soslayado la vida". Pág. 88.

La avanzada edad de las criadas ha dificultado el cuidado de misiá Elisa, por lo que han tenido que recurrir a alguna empleada temporal para que se haga cargo de ella. Pero los continuos arranques de locura de la enferma ha colmado la paciencia de todas y se marchan rápidamente, por lo que Lourdes decide finalmente traerse del campo a una joven de diecisiete años llamada Estela.

La irrupción de Estela en la casona, trae consigo no solo su vitalidad, paciencia y costumbre a los malos tratos del campo, sino que conecta de algún modo el mundo burgués de la casona con el de las clases más bajas. Lo que termina por mover los estáticos cimientos de está olvidada familia, y más aún: Estela enciende una pasión que se creía extinta en el helado corazón cincuentón de Andrés Ábalos.

"No podía ser. Andrés había dejado atrás su juventud hacía mucho años, intacta y casi sin uso. No podía ser. Estela era joven y él no lo era, ella era hermosa y él no lo era". Pág. 137.

La novela tiene un aspecto gris, tan gris como sus protagonistas. Pero el color y la vida se encuentra en la armónica estructura creada por Donoso, que capta la atención del lector con maestría. Al principio aprovecha la curiosidad que genera la vacía vida de Andrés y la locura de misiá Elisa para ahondar en el pasado del nieto y la abuela. Una vez dibujado el retrato de esta familia en decadencia, profundiza en el resto de los personajes.

Así Donoso genera un paralelo entre la holgada vida burguesa y una clase popular llena de carencias, con una vida siempre al límite de sus necesidades básicas. Pero lo maravilloso del libro es que nada de lo que el autor inserta en la novela tiene un solo propósito. Porque este contraste entre clases no solo lleva a encontrar las típicas diferencias materiales, sino que también diferentes posturas ante la vida.

A través de Andrés nos lleva a tratar temas existenciales muy profundos; el protagonista es un cincuentón que no tiene ningún tipo de acción física salvo en las páginas finales, pero sus cuestionamientos impulsan constantemente la historia, toda la acción del personaje se realiza en su mente, en sus recuerdos y en sus arrepentimientos de un vida sin uso, sin ambiciones, que brindan esa sensación de vacío existencial a flor de piel. Y cuando el vacío ya no es suficiente para encantar al lector y las preguntas introspectivas se agotan, viene el punto de inflexión que toda crisis existencial detona; el protagonista "desea" por primera vez en su vida algo con toda su alma.

"Ahora sabía muy bien que alguien que ha elegido ser cadáver no puede resucitar porque sí, porque repentinamente se le antoja". Pág. 138.

Elisa Grey de Ábalos es el personaje que le da la estructura a la novela, en ella descansan los temas de la decadencia y la locura. Donoso la mantiene en cama como un ser que se conserva estoico soportando un gran peso, su sola existencia influye en el comportamiento de los otros personajes; debido a ella Estela y Andrés son atraídos a la casa. Todo gira a su alrededor, y cuando ella sea coronada otros deberán cargar con el peso que lleva soportando tantos años.

¿Su abuela, entonces, a pesar de su locura, vio algo que él no se había atrevido a ver? ¿Podía ser que la locura fuera la única manera de llegar a ver hondo en la verdad de las cosas? Pág. 132.

Con Andrés el autor se siente cómodo generando el ambiente reflexivo de la novela. Pero necesita que haya acción, personajes que generen situaciones con sus desplazamientos. Esa función la desempeñan los personajes más jóvenes pertenecientes a la clase baja, los humildes. Representados por Estela y su vínculo con Mario y su entorno. Ellos encarnan a esa gente que no tiene que comer, que vive al día y se ve obligada a realizar hasta los actos más deshonrosos para llevar comida a la casa, son los que toman las desiciones sin cuestionarse, viven la vida al máximo, para ellos no hay un mañana, hay un ahora.

"Andrés sabía ahora que solo lo incompleto, y por lo tanto lo que necesita, está vivo; que lo que se basta a sí mismo, en cambio, es piedra, objeto que no puede crecer ni morir ni aumentar más que en forma maquinal, porque la necesidad es la esencia misma de la vida". Pág 239.

Ellos generan las transiciones más rápidas en la novela y el segundo contrapunto entre burgueses y pobres. No requieren de una profundización de sus reflexiones porque son todo lo contrario a Andrés, actuar y satisfacer sus deseos personales en el momento, es su terreno, mientras que el terreno de Andrés son las reflexiones faltas de acción. Y Donoso juega maravillosamente con esa dualidad. Sobre todo cuando llega al final, cuando cambia los papeles y por primera vez Andrés actúa y quiere tomar lo que desea, ahí es cuando los demás deben renunciar a lo suyo, pero ya es demasiado tarde porque misiá Elisa ya ha sido coronada.

"La mano del mal los había alcanzado a todos, estaban confundidos en sus desesperaciones solitarias y el mal se había aprovechado para llegar a cada uno por un camino distinto". Pág. 240.

Da la impresión de ser un novela difícil de digerir, pero realmente no lo es. Está muy al alcance de todo el público. Es sumamente realista Tiene una prosa bella y elegante, con un narrador omnisciente inspirado por la decadencia y el olvido. Me parece la novela perfecta para comenzar a leer a Donoso.

martes, 25 de octubre de 2016

Reseña Nº 113: Yo, robot

Yo, robot (1950)


elige-un-libro
Isaac Asimov
Penguin Random House
Sudamericana
254 páginas
Ciencia ficción

Yo, robot es una recopilación de nueve relatos cortos en donde Asimov sienta las bases de su universo literario. Cada una de las historias es registrada por un periodista para un artículo de la prensa intergaláctica a través de una entrevista a la Doctora Susan Calvin, una robotpsicóloga que a la edad de setenta y cinco años cesa sus labores en una empresa pionera en la fabricación de robots, la United States Robots & Mechanical Men Inc. 
La Doctora Calvin es un personaje legendario, nombrado constantemente en los libros que componen la serie de los Robots. Su experiencia a la hora de interpretar su conducta frente a las tres leyes de la robótica la hacen un personaje fundamental en el universo creado por Asimov.

A finales del siglo XX Lawrence Robertson funda la United States Robots & Mechanical Men Inc, empresa que logra a partir del siglo XXI construir los primeros robots con el novedoso cerebro positrónico. 

"... era el mecanismo más complicado jamás creado por el hombre. En el interior de la tenue piel cubierta de platino del globo, había un cerebro positrónico, en cuya inestable y delicada estructura habían insertado senderos neutrónicos calculados, que dotaban a cada robot de lo que equivalía a una educación prenatal". Pág. 77.

Este delicado cerebro artificial viene programado con tres leyes fundamentales de la robótica, las cuales aseguran que el robot no ataque a los seres humanos, neutralizando el temido complejo de Frankenstein. 


Así a través de la entrevista la Doctora Calvin nos da un paseo por la evolución de los robots, pero desde un punto de vista diferente; mirándolo todo a través de la respuesta de ellos a las tres leyes de la robótica. 
En un campo donde todo es nuevo, siempre hay errores de los que aprender, detalles que ajustar. Y es justamente los que le pasó a la U. S. Robots. Muchos de sus robots no tuvieron el comportamiento esperado y manifestaban extrañas respuestas a las tres leyes. La Doctora Calvin como la primera robotpsicóloga debió solucionar personalmente muchos de estos casos, mientras que de otros sólo fue informada. 

"Uno se encuentra frente a frente con un inescrutable cerebro positrónico que, según los genios de la ciencia, tiene que obrar de un modo u otro. Pero no siempre es así...". Pág. 62.

Los primeros robots móviles que aparecieron eran no parlantes y entraron a un mundo donde las personas no estaban acostumbradas a ellos. Estas impresiones quedan registradas en la primera historia, donde Robbie, un adorable robot niñera no parlante, es víctima del miedo y la inseguridad que sienten sus cercanos, de que no sea capaz de respetar la primera ley. 

Las siguientes historias se desarrollan cuando el uso de robots ya ha sido prohibido en la tierra, incluso su construcción ha sido limitada; sólo se pueden crear sus piezas y no así ensamblarlos. Para evitar la quiebra, la industria robótica debió pensar en la minería espacial y se diferenció creando robots capaces de trabajar y ser ensamblados en asteroides, estaciones espaciales e incluso en planetas tan inhóspitos como Mercurio. Para entonces ya existían los robots móviles parlantes, con los cuales se podía razonar. La Doctora Calvin refiere varios casos en los cuales no participó directamente pero sí fue informada por sus protagonistas: Mike Donovan y Gregory Powell, encargados de someter a prueba nuevos robots en condiciones normales de trabajo en terreno.

Son diversos los problemas con los que Donovan y Powell deben lidiar, incluso ponen en peligro su propia vida, ya que el funcionamiento correcto de cada robot es vital para su supervivencia en el espacio. Para solucionarlos deben entender la forma en que el robot interpreta las tres leyes y a partir de eso modificar su comportamiento fortaleciendo una de la tres a través de diferentes ordenes. Los casos son bien singulares, como el de Dave, un robot que realiza una extraña marcha durante sus turnos de trabajo, o Cutie, el robot que es declarado profeta por sus pares y asegura que los seres humanos no lo crearon y rinde culto al transformador de energía.

"No acepto nada por autoridad. Para que no carezca de valor, una hipótesis debe ser corroborada por la razón, y es contrario a todos los dictados de la lógica suponer que vosotros me habéis creado". Pág. 86.

Los casos más extraños de robots con comportamientos ilógicos, fueron atendidos personalmente  por Susan Calvin. En ellos se destaca la importancia del tipo de orden que se le da al robot, la intensidad de la voz e incluso el tipo de palabra que se ocupa; todos estos factores son considerados por el robot para interpretar y ejecutar la orden bajo las tres leyes que gobiernan su cerebro positrónico.
Susan deberá enfrentarse a un posible robot humanoide que ha pasado desapercibido entre los humanos y que tiene un cargo público; también a Néstor, un escurridizho robot al que le fue modificada la primera ley, por lo cual se hace imperioso encontrarlo; y además a Herbie, un robot que puede leer el pensamiento y adora las novelas sentimentales. La historia de Herbie es una de las más singulares del libro y es incluso recordada en los otros libros que componen la serie de los robots.

"Hemos producido un cerebro positrónico de un tipo supuestamente ordinario, que tiene la extraordinaria propiedad de sincronizarse con las ondas del pensamiento ajeno". Pág. 112.

No sólo hay robots móviles, también hay grandes maquinas pensantes a las que denominan "Cerebro". Sobre ellas tratan las últimas historias del libro, poniendo a prueba su capacidad para construir naves intergalácticas o para dirigir el mundo.

Cada relato se resuelve por sí solo, y podemos ir encontrando en ellos a los mismo protagonistas; nos familiarizamos con ellos. La prosa de Asimov es muy ligera, ya que utiliza constantemente el diálogo. El narrador no se dedica a explicarte el problema ni hace grandes descripciones, todo se explica y se visualiza a través de los diálogos de los personajes. Es una lectura muy entretenida y cada relato trae un mensaje, que devela algún aspecto de la naturaleza humana.

Yo, robot es un libro que recomiendo  a todo aquel que desee iniciar con Asimov. Es el primer libro de la serie de los robots. Introduce al lector en el futuro creado por el autor. Un futuro de robots y viajes integalácticos, donde se podrá observar la adaptación del ser humano a este nuevo universo.

Muchas gracias a Penguin Random House Chile por el envío del ejemplar

viernes, 21 de octubre de 2016

Microrrelato: El encuentro

El encuentro




Ella siempre me ha recordado a las estrellas, la creo inalcanzable, radiante y eterna. Inalcanzable,  me autoimpongo la barrera, soy un pesimista que no ve o no quiere ver ningún camino que me conduzca a su encuentro.
Cada vez que estoy sumergido en el espiral rutinario de mi vida, de pronto despierto, como de un trance, sí, estaba pensando en ella. ¿Por qué? Apenas la he visto en fotografías, y sólo he leído algunas de sus palabras que se introducen constantemente en el fluir de mis pensamientos.

Ahora mismo se filtra en mi mente, mientras camino por la calle. Las personas parecen sombras, espectros atraídos por la luz que genera en mi interior el recuerdo de sus ojos. Me aparto rápidamente, con la desesperación de un hombre que teme perder algo sagrado. El deambular me lleva directo a una plaza, donde vuelvo al paso lento, a la marcha reflexiva.

El día está radiante, el sol inunda de vida nuestra rudimentaria existencia. Mucha gente lee bajo la sombra de los árboles.
Y de pronto la veo, el inconfundible color de sus cabellos se agita al viento mientras lee, se encuentra a unos cuantos pasos de mí; esa distancia sideral, abstracta, que medía mentalmente con los latidos de mi corazón, se había transformado en simples y concretos pasos.
La sorpresa me congela y me quedo mirándola fijamente embobado. Se percata, y puedo ver en el gesto de su rostro que me reconoce. Deja el libro en su regazo y se dispone a esperar mi llegada. Ya voy hacia ella antes de pensar siquiera en mover una pierna; tropiezo, y sus labios se curvan en una risa de complicidad. No miro por donde voy, me concentro en no perderla de vista, tengo el tonto temor de que pueda desaparecer al más leve de mis descuidos.

Siempre me he preguntado cuánto hay de realidad en lo que captan mis escasos cinco sentidos. Por primera vez pongo a prueba la teoría. Con el último paso que doy hacia ella, siento como atravieso esa delgada línea entre realidad y fantasía. Quiero tocarla, sentir la tibieza de su rostro en la palma de mi mano; me aventuro y la extiendo hacia su mejilla. Me interrumpe un ruido estrepitoso, como el de un lápiz rasgando la superficie de un papel, pero aumentado diez veces en mis oídos. Todo se deforma, mi brazo cambia de color a blanco y negro, toma el aspecto bidimensional de un dibujo mal hecho, líneas ondulantes se mueven sin parar dando forma a mi mano, a mi cuerpo; mis dedos comienzan a transformarse en letras, mi mano en una palabra y yo en una frase. El universo se transforma en una historia.
Antes de terminar de escribir pude sentir la calidez de su rostro sobre el papel.

 




martes, 18 de octubre de 2016

Reseña Nº 112: El ascenso de Endymion

El ascenso de Endymion - Los cantos de Hyperion IV

elige-un-libro
Dan Simmons
Ediciones B
Nova
860 Páginas
Ciencia ficción

Raul Endymion continua escribiendo sus aventuras desde su celda de Schrödinger que gira en la órbita de un mundo en cuarentena. Fue condenado a muerte, por eso viaja por el espacio en esta celda con forma de cápsula. En cualquier momento un complejo dispositivo sometido a las leyes de la mecánica cuántica, se activará y llenará la celda con cianuro, causándole la muerte. Mientras Raul espera que esto suceda, escribe con detalle los acontecimientos ocurridos desde que él y Aenea llegan a vieja Tierra. Pero la narración de Raul es bastante extraña, ya que pasa constantemente de narrar en primera persona a la tercera persona, escribiendo sobre hechos que él no presenció, detallando incluso los pensamientos de los personajes. Su extraña omnisciencia sólo podrá ser explicada a través de hechos y revelaciones que serán conocidos al final de la historia. 

Han pasado doscientos setenta y nueve años desde la caída de los teleyectores y las tres grandes fuerzas del brazo de la galaxia sufrirán el choque definitivo. La teocracia religiosa Pax, el conjunto de inteligencias artificiales conocidas como el Tecnonúcleo y los éxters, se enfrentarán a su destino. 
Por un lado las fuerzas militares de Pax se predisponen a reanudar la caza de Aenea "La que enseña" después de largos cuatro años. En ese tiempo se han equipado con la más alta tecnología que han podido conseguir a través de su alianza con el Tecnonúcleo. Lo nuevos cruceros arcángel con renovados motores Gedeón han dejado obsoletas a la convencionales naves-antorcha clase Hawking. Con esta nueva tecnología que les permite cruzar el espacio a una mayor velocidad, un corrupto Vaticano encabezado por el papa Urbano XVI se predispone no sólo a encontrar a Aenea sino que también exterminar a la raza éxter del universo; en el genocidio más grande de todos los tiempos. Mientras tanto el Tecnonúcleo hará valer lentamente sus misteriosos intereses al ayudar a Pax. 

"No creo que desee hacer ninguna apuesta si eso significa reconocer una Iglesia corrupta que transforma la obediencia y la sumisión en el precio por salvar la vida de un hijo". Pág. 217.

Pax, además a decidido reinstalar en su puesto al Padre Capitán Federico de Soya. Le han entregado la capitanía de uno de sus modernos cruceros clase arcángel, "el Rafael", y lo envían junto a otros cruceros a destruir a los éxters, conformando así el grupo de los siete arcángeles. 

Desde Vieja Tierra, Aenea y Raul preparan su regreso al espacio dominado por Pax, una separación momentánea es necesaria para armar la ofensiva. Lo que lleva a Raul a vivir una serie de peripecias en soledad mientras cumple una importante misión. Entretanto Aenea y A. Bettik utilizan sus conocimientos adquiridos en Vieja Tierra para abrirse paso a través de diferentes mundos con el fin de enseñar la física del amor. Dar a entender el amor como una fuerza básica del universo. Sembrando esa pequeña semilla que ayudara a la humanidad a cambiar, a salir del estancamiento, luchando contra el cruciforme, para que logren dar el siguiente paso en la escala evolutiva, y visualicen lo que pueden llegar a ser. Aenea comienza lentamente a cumplir su papel como mesías, como "La que enseña".

"Eso es precisamente lo que hacen los mesías, Raul... unen mundos diferentes. Épocas diferentes. Brindan el vínculo entre dos conceptos inconciliables". Pág. 220.

Una vez todas las piezas están puestas en el tablero, comienzan a moverse de forma estratégica, y terminan confluyendo una por una hacia un mundo ubicado en los confines de la antigua hegemonía, llamado T'ien Shan o "Montañas del cielo", un mundo budista con una geografía muy accidentada llena de riscos y precipicios de donde nadie vuelve a salir si llegará a caer.

dan-simmons
Ilustración del libro que representa el mundo de T'ien Shan

Este será el escenario decisivo, en donde se producirán los puntos de inflexión más importantes; donde las revelaciones sobre el Vacío Que Vincula y sus desconocidos habitantes comienzan a producirse.

"El Vacío Que Vincula, está cocido con materia cuántica, tejido con espacio Planck, cubriendo el espacio-tiempo como el paño de una manta cubre el algodón que la rellena". Pág. 492.

Es en ese mundo donde la máquina de matar Radamanth Nemes y el Tecnonúcleo están a un paso de cumplir su objetivo de asesinar a Aenea; si es que el Alcaudón y las misteriosas entidades que habitan el Vacío Que Vincula se lo permiten.

Las diferentes y variadas líneas argumentarles de la historia se entrelazan formando una estructura compleja y armónica. El amor entre Raul y Aenea toma una forma definitiva a pesar de la diferencia de edad entre ellos dos. Este amor no sólo intenta demostrar que es una fuerza básica del universo tan válida como la gravedad, sino que es además el motor que impulsa, le da sentido y orientación a la historia, provocando los giros más sorprendentes.

"Sol vio que el amor era una fuerza real e igual en el universo, tan real como el electromagnetismo o la fuerza nuclear débil. Tan real como la gravedad y gobernada por muchas de las mismas leyes". Pág. 493.

Toda la línea argumental referente a la Iglesia representa una de las partes antagónicas de la historia. La corrupción y el deseo de poder encarnado por las altas esferas de la iglesia, donde el papa junto a importantes cardenales intentan no sólo destruir a los éxters por ser diferentes, sino que también controlar todos los mundos de la ex hegemonía sometiéndolos a su religión; son la fuerza a detener. Esas ambiciones personales son el detonante para el cambio. Y además sirve como base para la inserción del segundo antagonista, ese que actúa desde las sombras, el que planifica, y se aprovecha de las ambiciones de la iglesia, como una entidad parasitaria, el Tecnonúcleo.

"Es importante comprender que, ya desde la aparición de la vida y la inteligencia artificial, esa vida era parasitaria. Era más que parasitaria... hiperparasitaria". Pág. 413.

Simmons nos maravilla con su tremenda capacidad narrativa. Escribe una historia en primera y tercera persona haciéndose invisible como narrador, poniendo a Raul como autor. Creando la ilusión de que lo que leemos no es más que un documento recuperado y que "Los cantos de Hyperion" son una creación de Martin Silenus y Raul Endymion. Traza una historia de amor preciosa en medio de una odisea intergaláctica, concibiendo el amor como un fuerza única, eterna e irrompible. No es un amor por atracción física entre dos personas, es algo que va mucho más allá del tiempo y el espacio.
Es un argumento que presenta desde el comienzo de la tetralogía con Sol Weintraub y Rachel, como el amor y el cariño que siente un padre por su hija; y lo retoma en esta última entrega con Raul y Aenea transformándolo en amor de pareja. No necesita construirlo, el amor ya es. Pero sólo se hace visible a los ojos del lector, luego de que lo pone a prueba; sometiendo a los dos personajes a múltiples desafíos, los lleva al extremo, tanto físico como mental. Lo estira, lo comprime, lo quema, lo trata de cortar, pero el amor no se rompe, no cede y nos dice con esa maravillosa forma de narrar que tiene: "Miren, esto no se romperá jamás". Utiliza la ventaja que le da la ciencia ficción para llevarnos al presente, al pasado y al futuro de un amor eterno.

"Hacer el amor con la única persona que merece ese amor es una de las pocas retribuciones absolutas de la condición humana, y compensa todo el dolor, la pérdida, la torpeza, la soledad, la idiotez, las concesiones y la ineptitud que acompañan esa condición". Pág. 433.

Simmons es un gran prestidigitador, captura nuestra atención con señuelos y la lleva hacia otras ideas de manera muy hábil. Aparta al lector de la verdadera dirección de los acontecimientos. Oculta la perfecta planificación y estrategia de su historia, para sorprendernos más tarde. Crea el misterio y lo mantiene hasta el final, haciéndonos sospechar de la persona o el hecho equivocado como en una excelente novela policiaca.

Describe de manera excelente la gran cantidad de mundos que aparecen tanto en este libro como en el resto de la tetralogía, los ambienta de manera sensacional; los hace percibir reales e innovadores. Cuando es necesario para el argumento, profundiza la descripción, tanto del mundo como de sus habitantes, y es justo lo que hace con el mundo budista de T'ien Shan o "Montañas del cielo". La ambientación, la religión y la geografía son determinantes para el argumento. Cada uno de estos aspectos son esenciales para ciertas acciones y sobre todo para revelar los misterios fundamentales de toda la tetralogía.
Sí, porque al parecer no hemos hecho más que rasgar un poco la superficie del profundo universo que encierra esta maravillosa aventura. En este último libro el autor no solo termina la historia iniciada en "Endymion", sino que retoma todos los cabos sueltos dejados a lo largo de los primeros tres libros, los ata, les da sentido y hace calzar todo a la perfección.
Las inexplicables desapariciones de la Verdadera Voz del Árbol Het Masteen y el Coronel Fedmahn Kassad al fin tienen sentido, como también las espantosas visiones en los mundos laberínticos del padre Paul Duré. Se conocerá el origen y el funcionamiento de los teleyectores, los motores Hawking, la ultralínea y la esfera de datos. Retrocederemos en el tiempo hasta los días en que fueron creadas las primeras inteligencias artificiales que darán vida al Tecnonúcleo. Y finalmente se entenderá el doble propósito del cruciforme, lo que hay detrás de cada resurrección y sus implicaciones. Y quizá lo más importante: Un medio para eliminarlo.

Simmons adaptó la estructura narrativa para poder dar una explicación a cada una de las incógnitas. Monta diversas escenas de diálogos en donde se dedica a explicar en detalle cada uno de los misterios. Y a medida que se van aclarando van dando forma al universo creado por el autor, un universo con base científica, un intento muy bien logrado de explicar todo lo que hay más allá del tiempo y el espacio. Optó por una historia no centralizada en un planeta, sino que se expande a lo largo de todo el universo a partir de un brazo de la vía láctea. Dándole un nuevo aire al concepto de evolución, más optimista, y mucho más esperanzador. La vida no retrocede, y se quedará donde está hasta ingeniárselas para seguir avanzando, una vez que se afianza hará todo lo posible por progresar, por crear, y los seres humanos llevamos ese instinto creador por dentro. No vamos hacia la destrucción y la desolación, vamos hacia el reverdecer del universo.

"Toda una vida no basta para los que desean crear. O para los que simplemente desean comprenderse a sí mismos, comprender su vida. Tal vez sea la maldición de la condición humana, pero también es una bendición". Pág. 831.

Tetralogía "Los Cantos de Hyperion"

Muchas gracias a Ediciones B Chile por el envío del ejemplar

martes, 11 de octubre de 2016

Reseña Nº111: El tríptico de Dios

El Tríptico de Dios (2016)

Elige-un-libro

Miquel Barceló
Pedro Jorge Romero
Ediciones B
Sello: Nova
250 Páginas
Ciencia Ficción

Ciencia ficción hecha por fanáticos para fanáticos. Los autores son dos de los mayores especialistas del género en España y han decidido escribir la historia que siempre han querido leer. Incluyendo todos los ingredientes necesarios que necesita una buena historia de ciencia ficción, aventuras, naves intergalácticas, agujeros de gusano, muerte, destrucción y un antagonista muy carismático. Y claro, no podía faltar la destrucción de la Tierra.

Sí, la Tierra ha explotado, pero no sin antes dar tiempo a sus habitantes de dispersarse por el universo y colonizarlo. Pero aunque el planeta ha dejado de existir, la iglesia continúa enfrentándose a su tradicional enemigo del infierno, que en esta historia recibe el nombre de "El adversario".

"Es un ser, me resisto a llamarle hombre, fascinante. Gran conversador. Le encantan los sofismas y las trampas dialécticas". Pág. 64.


La lucha entre el bien y el mal en realidad ha sido un juego con reglas, en donde el mal no tenía permitido realizar ataques físicos directos. Pero las cosas han cambiado y "El adversario" tiene permitido utilizar la violencia, y para eso cuenta con el apoyo de un gran ejercito de misteriosos seres de supersimetría, que atemorizan a la humanidad.

"Un miedo inconmensurable a esos misteriosos seres de supersimetría que ya habían dado muestras de sus intenciones y de su poder" Pág. 149.

Esto ha obligado a la iglesia a militarizarse y asentar bases en diversos puntos estratégicos del universo. Su centro de mando es el "Nuevo Vaticano" cuya ubicación es un secreto muy bien guardado. Desde allí el papa Benedicto XXII durante los últimos cuarenta años dirige el ataque y la defensa contra el enemigo. 
Tanto monjas como sacerdotes se han vuelto soldados que utilizan trajes de combate y poseen la instrucción militar necesaria para pilotar naves y hacer frente a cualquier ataque.

La madre superiora y capitana, Sor María de la Gracia, perteneciente al convento de las siervas del gran Dios,  se ha encontrado de improviso con información de vital importancia sobre el enemigo. Lo que la lleva a cambiar bruscamente su estilo de vida, pasando de ser una simple vigía a una activa combatiente para proteger a la humanidad de un arma letal. 

Toda estas casualidades que llevan a Sor María de la Gracia a conocer a las más altas esferas del poder de la iglesia, se relacionan con hechos ocurridos muchos años atrás cuando un niño llamado Juan comenzó a oír a los ocho años de edad una voz en su interior a la que llamaron "La voz de Dios".  Ese pequeño niño que poseía ese don, creció en los tiempos en que el pontíficado era precedido por el primer papa robótico.

"Un papa de nuevo humano, con todo lo que eso representaba de dudas, lejanía de la verdadera y racional infalibilidad y, en el fondo, con la recaída en todos los defectos pero también las virtudes de los humanos." Pág. 135.

En dicho tiempo, el cuestionamiento era, si le haría algún bien a la humanidad el tener nuevamente una era con un papa humano. En esa discordia la presencia de Juan termina siendo determinante.

"La máquina puede ser una gran ayuda para el ser humano, pero sin duda también puede representar una rémora para su capacidad de decisión y aprendizaje". Pág. 150.

Pero aun muchos años atrás, en pleno siglo XXI, cuando la tierra todavía no era destruida, sucedieron eventos determinantes tanto para María como para Juan. Protagonizados por el señor Wagner, un investigador universitario muy brillante. Quien inconforme con su trabajo y debido a una sed enorme de conocimientos acepta un misterioso trato que lo coloca a la cabeza de un enorme y revolucionario proyecto científico relacionado con lo agujeros de gusano.

Así las historias de estos tres personajes narradas de forma separada en el libro, conforman la entretenida trama de este lúdico relato con estructura de tríptico. En donde el lector puede comenzar  a leer en el orden establecido o en el inverso. Lo autores quisieron presentar esta space opera de forma distinta. Por lo cual, cronológicamente los relatos están ordenados desde el más reciente hasta el más antiguo. Es un orden anticronológico. El primer relato llamado "El orgullo de Dios" corresponde al final de la historia. El segundo relato, "El silencio de Dios" es la etapa intermedia y el tercero "La ira de Dios" tendría lugar en el siglo XXI, por lo tanto, es anterior a los dos primeros relatos.

Pero no es sólo una división cronológica. El primer relato, "El Orgullo de Dios" contiene la acción: combates entre naves espaciales, armas apocalípticas, misterios y un gran desenlace. Nos presenta a una humanidad que ya ha colonizado el espacio y una iglesia militarizada y defensora. Es un relato donde todo pasa muy rápido. Nos propone de golpe un mundo nuevo y extraño; descoloca al lector.
Mientras que "El silencio de Dios" cumple el rol opuesto, ya que describe el proceso de colonización de la humanidad en el espacio y la evolución de la iglesia. Nos familiariza con el mundo que encontramos en el primer relato. Nos asienta definitivamente en el universo que nos proponen los autores. Es el relato que centra y le da sentido al libro.
El tercer relato, "La ira de Dios" nos presenta los motivos y los orígenes de la colonización del espacio, responde muchas de las incógnitas que quedaron en el aire en el primer relato, además profundiza mucho más en el antagonista y sus objetivos.

"Mi naturaleza es exactamente la que es. Todos desempeñamos nuestro papel en esta obra y nadie puede escapar al suyo, ni siquiera yo, el Adversario". Pág. 246.

Los relatos están muy bien conectados, no hay cortes bruscos entre ellos, se puede leer como una historia seguida sin importar las diferencias cronológicas. Gracias a la ayuda de un personaje transversal a todos ellos, que cumple la función de enlazarlos. "El Adversario" con esa característica de desplazarse en el tiempo y espacio, es el que genera el efecto de continuidad; es el eje central de la estructura tríptica. Aún así cada relato tiene su desarrollo y desenlace particular, lo que los hace muy entretenidos y ágiles de leer, pero en conjunto conforman una historia muy completa y original.

El libro tiene muchos elementos, y no es extenso, en pocas páginas nos presenta un mundo nuevo, logrado con una excelente capacidad de síntesis. Con un narrador omnisciente que domina absolutamente el tiempo y la conciencia de los personajes, nos introduce en un futuro lejano incorporando diálogos cortos y descripciones justas y necesarias; es un libro muy esquemático. Se nota la preparación anterior, la estrategia, ya que se van dejando cabos sueltos que luego se retoman y dan esa sensación de descubrimiento en el lector, por eso es un libro lúdico,  deja pistas y poco a poco se van descubriendo los misterios. Te hace partícipe de la aventura.

A pesar de tener un orden anticronológico se resuelven misterios de la primera historia tanto en la segunda como en la tercera, y no te hace perder esa emoción que se siente cuando llegas a las páginas finales. Trae un final perfecto y sorpresivo que termina cerrando el tríptico: "plegando las historias laterales sobre la historia del centro"

Muchas gracias a Ediciones B Chile por el envío del ejemplar


martes, 4 de octubre de 2016

Reseña Nº 110: El perfume

El perfume (1985)

elige-un-libro
Fotografía proporcionada por Paulina Peralta

Patrick Süskind
Booket
320 páginas

En el lugar más nauseabundo de todo el reino de Francia, el mercado de París, un diecisiete de Julio de 1738 llegó al mundo Jean-Baptiste Grenouille. Nació como un hijo no deseado, destinado a morir en medio de basura, excrementos y putrefacción. Pero desde su primer respiro obstinadamente se negó a abandonar este mundo. Sintió el influjo de la vida y se aferró a ella fue alimentándose de la desgracia de todo aquel que se aprovecho de él. Como un parasito fue obteniendo para sí, las herramientas necesarias para vivir, mientras que su huésped terminaba acabado, perdiendo lo más esencial, la vida. 
Su desalmada madre fue su primera víctima, cuando él sólo era una recién nacido. Debido a esto fue criado por extraños, sin amor, sobreviviendo sin el calor de un alma humana. Creció con las condiciones necesarias para crear a un asesino. Pero él ya poseía una naturaleza malvada desde el principio, que fue creciendo lentamente en su interior. 

"...tan prudente decisión habría requerido un mínimo de generosidad innata y Grenouille no la poseía. Fue un monstruo desde el mismo principio. Eligió la vida por pura obstinación y por pura maldad".

Su curiosa capacidad para sentir todo tipo de aromas, incluso los más ínfimos; para distinguir y reconocer el mundo que lo rodeaba a través de las fragancias, lo aisló de los demás; él vive en una dimensión diferente, su capacidad extraordinaria del sentido del olfato lo eleva sobre el burdo ser humano encerrado en sus limitados cinco sentidos. Ve el universo de forma completamente distinta; y esto sumado a la extraña característica de no emitir ningún tipo de olor, de ser prácticamente un ser inexistente, lo hizo crecer como un niño que nadie quizo, sin recibir cariño y menos amistad. Todos estos ingredientes, cada uno suministrado en distintas cantidades conformaron la fórmula perfecta para crear a un asesino.
Su cualidad inolora, que lo persigue y lo atormenta, pareciese ser un error, un falló en la trama del universo; un universo que lo cree muerto, y él con su perseverante obstinación se mantiene vivo. 

"Era de constitución fuerte; quien sobrevive al propio nacimiento entre desperdicios, no se deja echar de este mundo así como así".

Durante su crecimiento fueron muchas las enfermedades y accidentes que podrían haberle dado muerte; queriendo devolver el equilibrio perdido al universo. Pero su determinación inquebrantable, instintiva, lo hizo sobrevivir a las peores epidemias. Esto le dejó inevitables huellas en su cuerpo que lo convirtieron en un ser de estatura baja, feo, encorvado y cojo.

Tal determinación se mantenía firme debido a sus sueños, al anhelo de conseguir la fragancia final, la más irresistible de todas, la que lo embriaga y lo sumerge en el deleite, que sólo él podría conseguir. Y está dispuesto a todo para demostrar su genialidad, incluso a pasar por encima de la ley convirtiéndose en un despiadado asesino en serie. 

"Le parecía saber por fin quién era en realidad: nada menos que un genio; y que su vida tenía un sentido, una meta y un alto destino: nada menos que el de revolucionar el mundo de los olores".
"Ahora vio con claridad por qué se aferraba a la vida con tanta determinación y terquedad: tenía que ser un creador de perfumes. Y no uno cualquiera, sino el perfumista más grande de todos los tiempos."

El libro tiene cuatro partes y cincuenta y un capítulos. Dentro de cada parte el protagonista va cumpliendo etapas a medida que crece. A través de un narrador omnisciente que realiza comentarios, reflexiones y valoraciones, se puede apreciar la evolución del personaje y su verdadera esencia. El mismo autor lo compara en innumerables ocasiones con una garrapata, una especie de parásito que siempre está obteniendo silenciosamente lo que necesita de sus diferentes amos o jefes hasta que los abandona. 

"Igual que esta garrapata era el niño Grenouille. Vivía encerrado en sí mismo como una cápsula y esperaba mejores tiempos".

En contraposición, esas personas lo explotan, y no les importa su salud con tal de que trabaje. Por medio de estos actos el autor justifica el parasitismo de Grenouille, dejando en evidencia el lado negativo de dichas personas. Sus primeras nodrizas representan el miedo, luego pasa a manos de Madame Gaillard que representa la avaricia, el curtidor Grimal el egoísmo, El perfumista Baldini el conformismo, El Marqués de Taillade-Spinasse el orgullo y Madem Arnulfi y su amante Druot la lujuria. Es un verdadero paseo a través de la vil naturaleza humana. 

Pero no todo para Grenouille es pasar de persona en persona y dedicarse a trabajar para aprender y sobrevivir. Es sumamente brillante y se las ingenia para tener tiempo para él y realizar todo tipo de experimentos para obtener las fragancias deseadas y buscar otras que lo deslumbren. En esto ayuda enormemente la poética narración del autor, dando cuenta de olores y fragancias que se pueden sentir con solo leer sus palabras. En cada rincón del libro se habla de todo tipo de aromas, incluso de los más íntimos y personales. El autor logra plasmar el mundo de una manera diferente, desde la mirada de una persona que posee uno de lo cinco sentidos más desarrollados que el común de las personas, el olfato. 

"Su finísimo olfato desenredaba el ovillo de aromas y tufos, obteniendo hilos sueltos de olores fundamentales".

Los asesinatos en serie, forman parte de la última parte del libro, no son el argumento principal, es una consecuencia final de todo el desarrollo de un personaje. La historia se teje en torno a la vida de Jean-Baptiste Grenouille, y es imposible no encariñarse con él, a pesar de ser un asesino. Al ser testigos de lo duro que lo trata la vida, se comprenden muchas de sus actitudes y comportamientos. Vemos desde el comienzo los hechos que terminan desencadenando su absoluta indolencia ante la muerte, su falta de amor hacia todo excepto a los aromas y su tendencia asocial y antisocial; como también los aspectos que desarrollan su genialidad, su astucia y su perfeccionismo. Y en esto tienen mucha influencia las características sociales de la época, retratadas de forma magistral por el autor. Una sociedad indiferente e hipócrita en donde las personas apenas se relacionaban entre ellas, sumergidas en ciudades sucias e insalubres, golpeadas constantemente por epidemias devastadoras, con una tecnología médica deficiente. Una época dura, donde las personas terminaban cargando con una o más enfermedades desde muy jóvenes. 

"Era una mujer joven, de unos veinticinco años, muy bonita y que todavía conservaba casi todos los dientes y algo de cabello en la cabeza y, aparte de la gota y la sífilis y una tisis incipiente, no padecía ninguna enfermedad grave".

La narración del libro es sumamente extraordinaria, te atrapa te lleva por el mundo de las fragancias, de los olores, te invita a presenciar el nacimiento y la creación de un monstruo que no es más que el resultado de una sociedad salvaje e inhumana inserta en una época de conflictos y grandes cambios sociales.

"Bien es verdad que no amaba a una persona, ni siquiera a la muchacha... Amaba la fragancia". 

Agradecimientos 

Tengo que agradecer a los amigos de twitter por todos los comentarios que compartieron conmigo sobre el libro y en especial a Lilian que me lo recomendó y a Paulina por dejarme usar su fotografía para la reseña. Muchas gracias a todos.