Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

sábado, 18 de febrero de 2017

¿En qué orden leer a Ernesto Sabato?

Guía de lectura: Orden de lectura de Ernesto Sabato


Curiosamente cuando era muy joven, Sabato eligió seguir el camino de la matemática en la universidad, llegando a ser doctor en física. En una entrevista comentó que quizás en esos momentos le faltaba un poco de orden a su vida, por lo cual optó, por el sendero de los números, por encerrarse en un mundo platónico en donde la verdad es una sola y no hay cabida para caminos erróneos; un poco de orden en el caos.
Pero no duraría toda su vida por ese sendero, su lado irracional apelaba por salir, y mientras trabaja en la física por las mañanas, por las noches el doctor Jekyll desaparecía, para dar paso al Mr. Hyde del surrealismo.
Fue así como el vacío fue carcomiendo su alma, porque la razón no podía ser lo único en su vida, y entendió que la física iba  dominar el mundo y la tecnología iba a arrasar con el hombre.

Abandonó la ciencia definitivamente en 1945, para dedicarse a ser escritor y más tarde pintor; disciplinas que lo ayudaron a conciliar, su lado racional e irracional. Murió hace muy poco, en el año 2011, a pocos días de cumplir 100 años.
Con una gran lucidez y sabiduría, nos dejó en sus obras las claves para no perder la poca humanidad que aún nos queda como sociedad.

Para leer a Sabato primero hay que hacer una división entre sus ensayos y sus novelas. Ya que los estilos son muy diferentes. Sus novelas son una forma de lidiar con sus pesadillas y los demonios de su alma, en ellas vuelca todo su lado racional y sobre todo el irracional. Son muy oscuras, en ellas se encuentran sus verdades más atroces. En cambio sus ensayos son meramente racionales, siguiendo líneas de pensamiento y conceptos, utiliza todo su bagaje intelectual para argumentar sobre el destino del hombre de nuestro tiempo y la actitud frente a la crisis que vive.

Novelas

En toda su carrera literaria, el escritor argentino, publicó sólo tres novelas, fueron las únicas que se salvaron del fuego, el resto las quemó todas; Sabato siempre fue muy crítico con lo que escribía. Y gracias a su mujer y algunos amigos, no quemó "Sobre héroes y tumbas" ni "Abaddón el exterminador". Cuyo destino en las llamas ya estaba decidido.

"Creo que mis obras, están llenas de imperfecciones"

Sus únicas tres novelas publicadas conforman una trilogía. Por lo cual lo ideal es que se lean en estricto orden de publicación.

El Túnel (1948) 
Es el comienzo de su trilogía, en donde a través de una novela corta, oscura e intensa, ahonda sobre el concepto de la soledad y da rienda suelta a grandes obsesiones que acarreaba desde su juventud e infancia; las que prosigue en los siguientes libros. Fue publicado cuando Sabato tenía 37 años.

Sobre héroes y tumbas (1961)
Un novela mucho más extensa y trabajada. En un primer instante puede parecer que carezca de relación con el argumento de "El túnel", pero al ir avanzando Sabato nos estremece con el delirante "informe sobre ciegos" y se entiende la conexión conceptual con el primer libro.

Abaddón el exterminador (1974)
Fue la novela que más le ha costado escribir a Sabato, es de tipo fragmentario y por lo mismo su complejidad se traspasa inevitablemente al lector. No es apta para el lector apresurado, ya que trata temas muy fuertes. Para comprender su mensaje, se debe leer con anterioridad las dos primeras novelas e incluso algunos ensayos, porque Abaddón el exterminador es un compendio final de todo sus pensamientos y obsesiones. 


Ensayos 
Sus ensayos no requieren un orden para ser leídos, hablan de temas muy diversos pero siempre mantienen un hilo de pensamiento que se basa en la eterna preocupación de Sabato por la crisis que vive el hombre. Creo que la evolución de su pensamiento se aprecia mucho más si se leen de forma cronológica, pero no es un requisito obligatorio para disfrutar de sus libros aleatoriamente. Sus ensayos son muchos, así que les dejo una lista de lectura de los más conocidos. 

Uno y el Universo (1945)



Hombres y Engranajes (1951)


Heterodoxia (1952)



El escritor y sus fantasmas (1963)


Apologías y rechazos (1979)

Antes del fin (1998)

La resistencia (2000)


A medida que Sabato iba envejeciendo fue dejando de lado sus tecnicismos a la hora de escribir, por lo cual, sus últimos libros son mucho más simples y con la misma profundidad y lucidez en las ideas. El lenguaje que utiliza en "Antes del fin" y "La Resistencia" los hace mucho más accesibles y amigables con el lector, por lo que siempre los recomiendo para empezar a conocer el pensamiento del escritor.

En resumen, si eres un lector, que quiere comenzar con este escritor, y te interesan sus ensayos, te recomiendo comenzar con "La resistencia", si te gusta, puedes luego incursionar en sus demás libros. 

Sabato fue un escritor profundamente honesto y consecuente. Con una preocupación real por el hombre. Jamás se dejó sobornar por el sistema y siempre dijo lo que pensaba. Nunca ocultó su lado oscuro, porque el hombre es dual y todos tenemos nuestra oscuridad, y en sus novelas deja claras sus imperfecciones como ser humano. He ahí mi admiración por él.
Hace poco volví a publicar una reseña de su mejor ensayo, Hombres y engranajes, quizá uno de los más complejos para el lector, pero también la base de todo su pensamiento. Y me sorprendió que en los comentarios de la reseña, les haya parecido gracioso cuando expresé que la humanidad está pasando por un momento oscuro; como si me hubiera puesto dramático. Si preocuparme por la fuga radiactiva que continúa vigente en Fukushima, que ha contaminado y destruido la vida en el Océano Pacífico; por las enormes corporaciones pesqueras que arrasan con la vida marina; por los incendios que destruyen bosques por dinero; por los niños que mueren de hambre mientras otros acumulan riquezas en paraísos fiscales; por las guerras y genocidios en el medio oriente; por el individualismo y egoísmo que abunda en cada una de las personas que prefieren salvarse a ellos mismos antes que tender una mano; y tantas cosas más, si preocuparme por eso es ser dramático, entonces lo soy.
Leer a Sabato no los hará más inteligentes, lo hará más humanos, él no escribió para entretener ni para ganar dinero, él escribió para que reflexionemos, para darnos esperanza, en un mundo que se cae a pedazos. Y yo intento transmitir su mensaje.