Si te gustó el contenido del blog me harías un gran favor siguiéndome

lunes, 20 de marzo de 2017

Reseña Nº 145: Historias de cronopios y de famas

Historias de cronopios y de famas (1962)



libro-cronopios-famas
Julio Cortázar (1914-1984)
Penguin Random House
Debolsillo 
133 páginas
Cuentos


Historia de cronopios y de famas, es un libro de cuentos que fue publicado en el año 1962. A simple vista parece un libro corto, menudo y pequeño, lo cual es sólo una ilusión, porque dentro hay más de sesenta cuentos cortos. Sí, sorprende; el mismo libro es un cuento al estilo Cortázar. 
A pesar de que en conjunto el autor hace referencia a variados temas, hay una constante; son el sarcasmo y la ironía, un humor ingenioso y de camaradería que invita al lector a sentirse bienvenido, que lo integra y lo hace cómplice de Cortázar.

Debido a la gran diversidad de cuentos, el libro se divide en cuatro partes, agrupándolos según su temática: Manual de instrucciones; Ocupaciones raras; Material plástico e Historias de cronopios y de famas.

En "Manual de instrucciones", el autor nos da la bienvenida a su mundo. Presentándonos el estilo que tendrán sus cuentos a lo largo de todo el libro. Nada más empezar ya podemos sentir como se quiebra la realidad, liberándonos de las cadenas del sentido común y del realismo ingenuo. Porque Cortázar nos hace redescubrir lo maravilloso que hay en lo habitual, en el instante, en lo mundano, como en el simple acto de salir a la calle a comprar el diario.

"Cuando abra la puerta y me asome a la escalera, sabré que abajo empieza la calle, la viva floresta donde cada instante puede arrojarse sobre mí como una magnolia, donde las caras van a nacer cuando las mire, cuando avance un poco más, cuando con los codos y las pestañas y las uñas me rompa minuciosamente contra la pasta del ladrillo de cristal, y juegue mi vida mientras avanzo paso a paso para ir a comprar el diario a la esquina". Pág. 12.

Y es esa forma de mirar las cosas desde otro ángulo, la que impresiona desde el inicio. Porque acciones que damos por sentadas, como llorar, cantar, tener miedo, dar cuerda a un reloj o apreciar el arte, tienen sus instrucciones. Y él se detiene a explicarnos paso a paso, eso que hacemos automáticamente sin darnos cuenta; eso a lo que no le prestamos atención. Y nos sorprende extrayendo esas imágenes que viven en nuestro inconsiente, dibujando una sonrisa en nuestros rostros.

En "Ocupaciones raras" deja de lado las situaciones individuales y puntuales. Y nos presenta a una familia muy numerosa que vive en la calle Humboldt, de ellos no sabemos nombres ni apellidos, cosas que no son necesarias en el universo lúdico de Cortázar. Él nos cuenta lo que realmente importa, y es que ellos representan lo irreal, lo diferente; son irreverentes y absurdos en un mundo cuadrado y rígido. Así los presenta el autor:

"Somos una familia rara. En este país donde las cosas se hacen por obligación o fanfarronería, nos gustan las ocupaciones libres, las tareas por que sí, los simulacros que no sirven para nada. Tenemos un defecto: nos falta originalidad". Pág. 29.

Las situaciones que nos relata de esta disparatada familia, ahondan mucho más en el humor, ya que ellos conciben el mundo como lo ve el propio autor, donde no todos nuestros actos deben perseguir un fin útil, y donde las apariencias no importan cuando se trata de etiquetas; son auténticos.

"Como ejemplo del cuidado que tenemos en estas cosas bastará citar el caso de mi tía la segunda. Visiblemente dotada de un trasero de imponentes dimensiones, jamás nos hubiéramos permitido ceder a la fácil tentación de los sobrenombres habituales; así, en vez de darle el apodo brutal de Ánfora Etrusca, estuvimos de acuerdo en el más decente y familiar de la Culona". Pág. 33.

Una de las partes que concentra una mayor cantidad de relatos, es la de "Material plástico", en ella el autor ya no se encasilla en un mismo tema; se deja llevar por su ingenio y originalidad, y nos presenta una serie de cuentos en donde animales, personas y objetos cumplen una función lógica en el mundo, pero que solo puede ser apreciada como tal, por un lector cuya mente escape al control de la razón, dejando en libertad el funcionamiento real del pensamiento. Debido a estas características, que buscan superar los límites de la imaginación, se le relaciona con el surrealismo.
Además deja entrever muchas críticas y quejas al mundo laboral e interpersonal, sobre todo en su cuento "Posibilidades de la abstracción":

"Trabajo desde hace años en la Unesco y otros organismos internacionales, pese a lo cual conservo algún sentido del humor y especialmente una notable capacidad de abstracción, es decir, que si no me gusta un tipo lo borro del mapa con sólo decidirlo, y mientras él habla y habla yo me paso a Melville y el pobre cree que lo estoy escuchando. De la misma manera, si me gusta una chica puedo abstraerle la ropa apenas entra en mi campo de visión, y mientras me habla de lo fría que está la mañana yo me paso largos minutos admirándole el ombliguito. A veces es casi malsana esta facilidad que tengo". Pág. 62.

La última parte del libro es la que le da el nombre: "Historias de cronopios y de famas"la cual a la vez se divide en dos partes: "Primera y aún incierta aparición de los cronopios, famas y esperanzas. Fase mitológica" e "Historias de cronopios y de famas".

En esta última sección hacen aparición estas fantásticas criaturas nacidas en la mente de Cortázar. Lo que llama la atención es que son tres: Los cronopios, los famas y las esperanzas. ¿Pero por qué las esperanzas no aparecen en el título?
En los cuentos se puede apreciar que las esperanzas son seres intermedios entre los famas y los cronopios, no tienen una personalidad definida; se dejan llevar por los vaivenes de estos dos polos apuestos. Quizá por eso, el autor deliberadamente no las considera en el título; porque se disuelven en la presencia de los otros.

Por su parte los fama son pragmáticos y disciplinados, en todas sus historias impera el orden y la eficacia, tanto laboral como económica. Destaca su lado instruido, pero sin dejar de ser alegres y socarrones. Los cronopios son más espirituales, aprecian el caos de la existencia; lo diferente. Son extremadamente sensibles y se conectan con la naturaleza. Tampoco pierden su alegría y se dejan llevar por sus sentimientos. Así los describe Cortázar:

"Los cronopios vinieron furtivamente, esos objetos verdes y húmedos. Rodeaban al fama y lo compadecían". Pág. 101.

Los famas y los cronopios, se pueden interpretar como un contraste de clases sociales o ir más allá; caos y orden. Las situaciones en que los coloca el autor no escapan de lo cotidiano ni de lo fantástico. Viven en un mundo estable y estructurado, en el cual son presentados en diferentes situaciones y actividades, como si se tratara de una historieta o un cómic, en donde el autor da por hecho de que comprendemos su mundo. Siempre desempeñan papeles de acuerdo a sus características, es así como los fama casi siempre se asocian a los negociosos y al dinero, mientras los cronopios al arte y a la contemplación.

Sus cuentos capturan la atención de inmediato, porque desde un principio Cortázar nos da muy pocos datos sobre ellos, y por eso dependemos de esos cortos e intensos escritos para indagar en su naturaleza; despiertan nuestra curiosidad. Los cuentos describen situaciones mundanas, pero al ser interpretadas por estas extrañas criaturas inmediatamente pasan a ser fantásticas, y terminan por desdibujar la realidad cuando se entregan a sus absurdas costumbres. Es imposible no querer identificarnos con alguno de ellos.

En resumen, es un libro precioso, lleno de ingenio y elegancia. Te puedes pasar días leyéndolo o tan solo una tarde. Tiene una tristeza y melancolía disfrazada de alegría. Cada uno de los cuentos sorprende, nunca sabes como acabarán, secuestra tu atención a través de una tensión e intensidad que tan solo un maestro como Cortázar puede generar.

Muchas gracias a Me gusta leer Chile por el envío del ejemplar